El Gran Teatre del Liceu deja de lado su adjetivo de grandeza para acercar la opera, la danza y la música a los más pequeños.foto-liceu-1

Mi conocimiento sobre ópera y música clásica es bastante limitado. Aún así, disfruto con un buen espectáculo como el que más. Poquito a poco voy refinando mi gusto y mi oído. Para hacerlo no basta con visionar grandes operas o escuchar los mejores cantantes sentado tranquilamente en mi sofá. Lo mejor es ir al teatro y gozar con los músicos y los cantantes en directo. Pero, por desgracia, se trata de algo extremadamente caro, y que en contadas ocasiones puedo permitirme.

Por suerte, hay algunas iniciativas que acercan este tipo de arte a los menos adinerados. Como la programación infantil que propone cada curso el Liceu. Este año nos ofrece un montón de espectáculos y conciertos, desde La flauta màgica hasta Els músics de Bremen.

La mayoría de propuestas son de un nivel excelente, y suponen una buena escusa para visitar el Liceu (sólo entrar en la sala ya es una experiencia). Recomiendo fervientemente La Flauta mágica un clásico de cada año, que incluso se puede conseguir en dvd. Está dirigida por, Joan Font, director de Els Comediants. El espectáculo utiliza el vestuario y la infraestructura del montaje para adultos que estrenaron unos años antes (muy recomendable). 6 cantantes, dos músicos, y dos bailarines. Impresionante.

http://www.youtube.com/watch?v=GET3_G_U-O0&hl=en&fs=1

Este fin de semana es el turno de Pere i el llop, de Sergei Prokófiev, un clásico de la música infantil. En esta ocasión interpretado por toda la orquesta, un par de actores y montón de títeres de gran formato. Lo mejor para oídos noveles. Muy recomendable, y sólo por 11 euros.